sábado, 29 de marzo de 2014

Donde más difícil le resulta a una persona cambiar es en su propia familia

En ocasiones a los familiares no les conviene que cambiemos. Incluso aunque nos pidan que lo hagamos y sean partícipes de la idea de ir a consulta, cuando el paciente cambia, los suyos pueden desconcertarse y acabar recriminándole. Esto es así porque también ellos han construido sus propios hábitos y formas de actuar en función de cómo era el paciente y que cambie éste implica que todos tienen que cambiar a su vez.

La inamovilidad de este rol se aprecia sobre todo cuando la familia está reunida al completo. Allí, incluso conductas que ya no estaban presentes en el día a día vuelven a manifestarse como si el tiempo no hubiera pasado para nadie.

Una de las claves es no querer cambiar todo de repente, sobre todo si no se está dispuesto a asumir las consecuencias emocionales descritas. Es mucho más práctico y duradero hacer pequeños cambios en la rutina familiar que puedan ser asimilados por los demás y se vayan adaptando a ellos progresivamente.
Se trata del principal evento que se desarrolla en este ámbito en nuestro país, con una periodicidad bienal, y que este año adquiere en Cáceres carácter internacional con la presencia de ponentes de Reino Unido, Holanda, Portugal o Suecia y con la participación de profesionales que llegarán de países como Argentina, Chile, Venezuela o México, entre otros.

[Ver noticia]
Fuente: elconfidencial.es

[Visita: www.psicologosdecanarias.es]


Familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario