miércoles, 18 de junio de 2014

Los penaltis según la ciencia

Suelen ser los porteros quienes salen peor parados pero los tiradores también han de superar sus propios obstáculos



Una investigación realizada por la Universidad de Exeter en Inglaterra destaca que el lanzador de un penalti es víctima de la ansiedad, como se refleja en sus movimientos oculares, algo que puede conducir fácilmente a la distracción.  Es probable que la atención del futbolista se dirija hacia el guardameta, en lugar de las zonas más óptimas para el disparo. Greg Wood, el profesor que encabezó el estudio, lo tiene claro: “lo mejor es ignorar al portero y centrarse en el mejor lugar”.
El problema para el portero es que necesita al menos 100 milisegundos para procesar mentalmente el disparo, y otros 100 milisegundos para enviar a su cuerpo la orden de tirarse hacia un lado u otro. No deberiamos olvidarnos que además, el cuerpo tiene que ejecutar dicho movimiento, algo en lo que se tarda 700 milisegundos. Para entonces, es muy probable que haga ya 500 milisegundos que el balón se encuentre en el fondo de la portería.
lo que hace la mayor parte de porteros: tirarse hacia un lado antes de que el lanzador golpee el balón, y en lo cual es muy importante haber estudiado previamente los hábitos y preferencias del rival. De ahí nace la paradinha popularizada por Pelé, y en la cual se ralentiza la velocidad de la carrera para obligar al portero a reaccionar antes de tiempo y golpear el balón con este ya vencido.

Portería
[Ver noticia]
fuente: elconfidencial.com

[Visita: www.psicologosdecanarias.es]

No hay comentarios:

Publicar un comentario